Resúmenes | Mesa “La música in-corporada”

Título: “Corporalidad, música y danza: Un escenario común

Autoras: Tania Ibáñez Gericke / Eleonora Coloma Casaula

Institución: Departamento de Música y Sonología, Facultad de Artes, Universidad de Chile / Departamento de Danza, Facultad de Artes, Universidad de Chile

La vinculación que el intérprete tiene con la obra artística musical y coreográfica está en cierta medida determinada por el rol que éste decide asumir. Ser un receptáculo transparente que ocupará la obra para visibilizarse o asumir ser parte de ésta, otorgándole un sello único  que la actualiza en cada nueva interpretación.

La reflexión sobre la consideración del cuerpo como eje fundamental para  la interpretación musical y dancística, se instala recientemente en la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. Sin embargo, de maneras diferentes en ambas disciplinas, a pesar de compartir un pasado común en la relación entre cuerpo y obra.

De este modo,  se observa la actividad musical fuertemente concebida en torno a la partitura, definiendo al intérprete como el mediador físico y técnico que posibilita la sonoridad de las notas escritas para que sea escuchada por una audiencia; mientras que la interpretación en danza concibe al intérprete no solo como un medio físico y técnico, sino como el conductor único del decir coreográfico, el cual está en un permanente proceso de reflexión y de diálogo con el acontecer escénico.

Considerando a la música desde sus cualidades multisensoriales, podemos establecer nexos que la vinculan con aspectos de la práctica dancística en relación a la corporalidad y su expresión performativa. En este sentido, el intérprete cumpliría un rol fundamental como comunicador de la obra, más allá de su rol facilitador del sonido de ésta, lo que permitiría a la audiencia poder configurar significados complejos entre el intérprete y la audiencia y viceversa.

En base a algunos ejemplos audiovisuales sobre performances y experiencias pedagógicas, analizaremos el rol del cuerpo como lugar de expresión, de contenido, de saber y de significación, en que el concepto de obra musical se construye en la integración consciente y natural de sus componentes sonoros y visuales, de acuerdo a un espacio y tiempo determinados.

———————————–

Título: “La voz enamorada: Barthes y la otra canción romántica”

Autor: Felipe Kong Aránguiz

La relación del cuerpo con la música aparece en la obra de Roland Barthes en torno a la noción de “grano”: “el “grano” es el cuerpo en la voz que canta, en la mano que escribe, en el miembro que ejecuta”. De este modo, el autor crea un quiebre entre un canto del alma y un canto del cuerpo, relacionando el primero al dramatismo y la expresión y el segundo al volumen, la textura, la significancia. Por otra parte, afirma que “toda relación con una voz es por fuerza amorosa, y por eso es en la voz donde estalla la diferencia de la música, su obligación de evaluación, de afirmación”. Retomaremos este entramado entre voz, amor, cuerpo y música, entonces, a partir de un elemento cultural profundamente difundido: la canción de amor.

Barthes hablaba de un amor romántico típicamente alemán, basado en la pérdida y el duelo, mucho más complejo a su juicio que la versión francesa, que recurría al tema de los celos y la posesión. A partir de sus conceptos examinaremos el amor romántico hispanoamericano, que se ha ramificado y entremezclado durante el siglo XX de tal manera que se podría hablar de toda una cosmovisión basada en la cursilería. Considerando las manidas categorías lacanianas, el enamorado habitaría en lo imaginario: desde ahí emerge en ocasiones lo real, o se reconcilia parcialmente con el mundo a través de lo simbólico, pero el espacio imaginario central es irrenunciable. A través de la música romántica veremos las relaciones de estos cuerpos cantantes con sus respectivos cuerpos oyentes, atravesados por las imágenes o escenas del amor-pasión como las que Barthes mismo describió en Fragmentos del discurso amoroso: gestos del cuerpo sorprendido en acción, o “el enamorado haciendo su trabajo”.

Anuncios