Resúmenes | Mesa “Música y discurso filosófico

Título: “La musicalidad de la sensación: Lévinas y el exotismo de lo sonoro”.

Autor: Claudia Gutiérrez Olivares

Institución: Universidad de Chile

Uno de los aportes relevantes del pensamiento de Emmanuel Lévinas al campo de la filosofía y la estética, reside en haber propuesto una relación estrecha entre la imagen y el sentir. Afirmando esta relación, Lévinas busca no solo distinguir la imagen del concepto, y el rol de estos en el arte, sino además resituar el rol de la sensación. Bajo este respecto, la tarea del arte consiste en recuperar la sensación, sellando en ello su dimensión exótica, y cuyo formato le viene del mundo de lo sonoro. Si el exotismo del arte reposa sobre esta promoción de la sensación, queda comprender en qué sentido y bajo qué condiciones la sensación determina esta operación exótica. Así, nuestro propósito será aquí elucidar el registro exótico de la sensación, su capacidad trascendente, y las formas subjetivas que lo acompañan, intentando al mismo tiempo hacer visible el privilegio del registro de lo sonoro y lo musical que urde esta filosofía de lo sensible en Lévinas.

———————————–

Título: “Un mundo inaudito”.

Autor: Sergio Rojas

Institución: Universidad de Chile

John Cage descubrió que la sonoridad del mundo depende de la disposición del sujeto a oír. A partir de ese momento, es posible poner desde el arte las condiciones para generar una atención des-subjetivada, en que una cierta “actitud” auditiva expone a la subjetividad frente a un universo sonoro inédito. Así, emerge para la subjetividad una dimensión hasta ahora inaudita del mundo, el murmullo de una materialidad de sentidos cifrados y contenidos en el seno de una cotidianeidad infinitesimal. Este caos (que se sustrae a la organizada percepción espacio-temporal de los objetos y a su unidireccional régimen de causalidad) ingresa en las fronteras de la subjetividad en virtud de un tipo de arte cuya voluntad de sentido no se consuma en el coto de la “obra”, sino en la apertura del mundo hacia su inagotable inmanencia. Desde las artes musicales, pero también literarias y visuales, se ha reflexionado la estatura filosófica de esta cuestión. Me interesa explorar, recurriendo al análisis de casos particulares, los rendimientos estéticos y políticos de esta hipótesis de trabajo (el murmullo de una cotidianeidad infinitesimal), y, en esta misma dirección, exponer el horizonte kantiano de la subjetividad que hoy colapsa en medio de un universo de magnitudes inéditas.

———————————–

Título: “Singularidad del sonido y reparto de los sentidos”

Autor: Gustavo Celedón Bórquez

La pregunta por la singularidad del sonido se constituye como uno de los ejes fundamentales de la música de los siglos XX y XXI. Esta última, movilizada por los nuevos medios de producción – desde el fonoautógrafo hasta la difusión digital –, descubre en el sonido la potencia de su propia escucha, desplazando o alterando la comunidad auditiva, esto es, la relación que va, mediada por la obra, del compositor al auditor. Esta alteración no invierte los polos, sino que desarma la comunidad misma para comenzar ya a comprenderla de manera diferente. Una vez que John Cage declara haber devenido auditor, confunde las posiciones: no hay compositor sino por un antecedente de escucha.

Ahora bien, no hablaremos de este antecedente como una huella o una traza acústica, puesto que la emergencia misma del sonido viene a poner en cuestión su representación puramente imaginativa. La emergencia de la singularidad sonora cuestiona efectivamente el privilegio visual en los sentidos, privilegio presente incluso en las pretensiones no-experenciales de la filosofía y la música.

De ahí que el deseo de singularidad del sonido desborde la proposición rancièrana del reparto de lo sensible: éste último no se re-distribuye sino a condición de un reparto de los sentidos, ahí donde toda la maquinaria representacional – y la representación misma – se desacoplaría a causa del desarme y el removimiento de los privilegios sensibles: la escucha a un mismo nivel que la vista y los demás sentidos, en un juego instantáneo y sin medida de distinción e indistinción, de posibles e imposibles.

———————————–

Título: “15 tesis sobre la música”.

Autor: Eduardo Carrasco

Institución: Universidad de Chile

Se presentan estas tesis, desarrollando algunas que tratan sobre una interpretación de la música hecha desde un punto de vista filosófico. En ellas se  plantean asuntos controvertidos, pero indispensables para ahondar en la esencia de la música. Algunos de ellos son los siguientes: Tesis 3.- el carácter elitista de la música, mostrando de qué manera este arte, como todos los demás, presupone ciertas condiciones de sensibilidad y hasta fisiológicas (auditivas), sin las cuales es imposible tener experiencias musicales válidas. Tesis 4.- La diferencia entre “oír” y “escuchar”; tema fundamental para comprender en qué consiste acceder al mundo de la música. El oír entendido como una recepción puramente física del sonido y el escuchar, como comprensión de lo que se pone en juego en la obra musical. De esto brota la Tesis 5.- una idea precisa de la composición y de su relación con la audición, y la Tesis 6.- que afirma que lo esencial de la música no está en el sonido, sino en algo que no es audible. La Tesis 11.- Da una idea de  la interpretación musical y en particular de la improvisación. Además, se afirma de acuerdo con Nietzsche la Tesis 12..- que establece que en la medida en que estos conceptos tengan sentido en la interpretación del arte, la música es un arte objetivo y en ningún caso subjetivo. De esto surge la Tesis 13.- que la música posee un referente preciso, aunque infinito y que, por lo tanto, de acuerdo con la Tesis 14.- la música es susceptible de una comprensión determinada. Finalmente, en la Tesis 15.- se establece que la música es un factor de universalidad, sin dejar de tener un carácter local y, por lo tanto, es un factor fundamental en el proceso de la universalización de lo humano.

Anuncios